Control ambiental en el transporte de carga de alimentos

Control ambiental en el transporte de carga de alimentos

Son varios los factores que necesitan controlar, entre los que destaca el exceso de humedad, que puede convertirse en un problema de seguridad alimentaria, debido a que propicia la proliferación de bacterias. Aplica especialmente para los alimentos no envasados, debido a que poseen altas cantidades de agua, lo que incentiva que se descompongan rápidamente si no se mantienen aislados.

 

La temperatura es otro de los factores más importantes que deben controlarse durante el servicio de flete. Cabe mencionar la contaminación, el oxígeno y la luz, que también afectan la calidad de los alimentos. Mediante el control ambiental, los proveedores pueden evitar dichos factores, que están asociados con los riesgos de la cadena alimentaria. Los últimos pueden aparecer desde el cultivo y crianza hasta el transporte de mercancías. Se trata de 3 tipos:

 

RIESGOS FÍSICOS

Se trata de materiales extraños en los alimentos, que proceden de fuentes externas. Son causados por prácticas inadecuadas durante las cargas o descargas, procesamiento o contaminación.

 

RIESGOS QUÍMICOS

Se refiere a la presencia de diversos químicos que no son utilizados en la producción alimentaria ni son aprobados por la ley. Pueden aparecer de forma natural o accidental. Suelen durante el transporte cuando los compartimientos de las unidades de carga no son limpiadas adecuadamente o fueron usados previamente para trasladar sustancias peligrosas. Es importante por ello acudir con una empresa que divida sus servicios de fletes del transporte de materiales peligrosos y cuente con distintos camiones para cada uno.

 

RIESGOS MICROBIOLÓGICOS

En comparación con los riesgos químicos y físicos, los riesgos biológicos son los más difíciles de controlar y se relacionan con la inevitable descomposición de los productos, especialmente los frescos. Se refiere a organismos peligrosos para la salud, que pueden causar toxiinfecciones alimentarias.

 

Es importante mencionar que no todas las mercancías requieren las mismas condiciones para proteger sus características y propiedades. Por ejemplo, existen diferencias entre productos frescos, congelados, enlatados y empaquetados, además entre los distintos grupos de alimentos, como pescados, lácteos, frutas, cereales, entre otros. Cada tipo de producto requiere unidades distintas y en algunos casos, rentar una unidad diferente a la requerida deriva en gastos innecesarios, entre otras complicaciones.

 

Los proveedores del servicio de fletes y las empresas de alimentos deben conocer las características de los productos que manejan para que sus relaciones sean rentables, convenientes y satisfactorias para ambas partes, además para que el transporte sea eficiente y efectivo.

Registra tu empresa de transporte en nuestro directorio

¿OFRECES FLETE?


Escribir comentario

Comentarios: 0

Atendemos toda la Republica Mexicana:

Aguascalientes - Baja California - Baja California Sur - Campeche - Chiapas - Chihuahua - Coahuila - Colima - Ciudad de México - Durango - Estado de México - Guanajuato - Guerrero - Hidalgo - Jalisco - Michoacán - Morelos - Nayarit - Nuevo León - Oaxaca - Puebla - Querétaro - Quintana Roo - San Luis Potosí - Sinaloa - Sonora - Tabasco - Tamaulipas - Tlaxcala - Veracruz - Yucatán - Zacatecas

Facebook - BUSCOFLETE
Youtube - BUSCOFLETE Email - BUSCOFLETE

ventas@buscoflete.com